G20, algo más que unos selfies

[sgmb id=»1″]

g20selfie
fecha: septiembre 2016
autor: antonio notario

Esta semana se ha celebrado la undécima cumbre del G20 en la ciudad china de Hangzhou.

El G20 nació en 1999. Es el foro global más importante de asuntos económicos. En el G20 participan los siguientes países y organizaciones: Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, República de Corea, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, el Reino Unido, los Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

España tiene un status de “país invitado con carácter permanente”.

El G20 podría ser la organización más poderosa a nivel internacional. La participación de los líderes de las veinte economías más poderosas del planeta hace de las cumbres del G20 un evento al mayor nivel político y mediático. Sin embargo, su carácter de foro “informal”, o mejor dicho, no vinculante desde un punto de vista normativo, le hace perder fuelle. En otras palabras, pese al gran calado de los temas que se tratan en el seno del G20, no hay desarrollos posteriores si no es de forma voluntaria.

Por ello, hay ciertas opiniones que defienden la idea de que al G20 se va a hacerse la foto, y poco más. Sin embargo, este autor considera que el G20 es mucho más que unos selfies.

Desde un punto de vista teórico de relaciones internacionales, el G20 va mucho más allá del ámbito económico. Un vistazo a la agenda de sus reuniones nos muestra temas de gobernanza global, dentro del ámbito político y securitario. Y es que en el fondo, las concepciones actuales de seguridad se encuentran íntimamente ligadas a la prosperidad. Más allá del famoso “It is all about economy, stupid”, de Bill Clinton, los últimos desarrollos estratégicos en materia de política exterior y seguridad fusionan ambas esferas de forma clara y explícita.

logog20

El logo de la cumbre del G20 en China me parece de lo más acertado. Ojo! parece decir. Y, sí. Más allá de desafíos tales como el terrorismo, en mi radar aparecen chubascos preocupantes que tienen más que ver con la ralentización económica y la pérdida de competitividad que con pistolas y armas de destrucción masiva.

El tema central de esta cumbre es “Hacia una economía global innovadora, reforzada, interconectada e inclusiva”. Uno de los avances logrados en el ámbito del G20 (en la Cumbre 2014 de Brisbane) es la consolidación del acuerdo para lograr un mayor crecimiento del PIB (2% adicional para el conjunto del G20 para 2018), con un mayor énfasis en la aplicación de los compromisos al respecto de los países miembros. Sin embargo, según el Fondo Monetario Internacional, la evolución de la economía mundial parece apuntar hacia un no-cumplimiento de este objetivo.

Tal y como expresé anteriormente, los temas a tratar van más allá de la cooperación económica. Y eso es lo que hace del G20 un foro especialmente interesante.

En concreto, y en materia de protección medioambiental, los mandatarios de USA y de China han anunciado su adhesión al acuerdo alcanzado en la cumbre de París, el COP21. Entre los dos países suman el 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ello, este anuncio se puede considerar un éxito. En cuestiones de seguridad sanitaria, el G20 también se hace eco de una de las principales preocupaciones en materia de salud pública transfronteriza tras las epidemias de ébola y del virus zika.

La guerra en Siria, y una posible negociación entre USA y Rusia de acuerdo de alto el fuego es otro de los platos fuertes de unas sesiones que tienen mucha salsa. Además del encuentro Obama-Putin, en las fotos de familia veremos a un François Hollande que dice No al TTIP y el bautismo en el G20 de Theresa May abanderando el Brexit, por poner algunos ejemplos concretos.

[sgmb id=»1″]