La perfección de los retratos aparentemente inacabados

Posted by on Sep 2, 2018 in Uncategorized
No Comments

Siempre se habrán preguntado de quién son esos preciosos retratos inacabados que hay en la Sala de Comparecencias del Congreso de los Diputados. El autor es un artista de Cádiz, Hernán Cortés Moreno. Él pintó a «Los padres de la Constitución». Un conjunto de retratos mitad dibujo-mitad pintura que hacen honor a esa saga de políticos en España de los años 80 y a los difíciles comienzos de la andadura de la democracia en España.

Los padres de la constitución

La fundación Telefónica ofrece a la sociedad una de las exposiciones más espectaculares del año, «Cortés. Retrato y estructura». Una muestra del trabajo de Cortés que bien merece la pena.

LA HUMANIZACIÓN DEL PODER.

Según Rafael Argullol «Hernán Cortés ha pintado a hombres de poder como si no fuesen hombres de poder, es decir, como hombres a los que no se denigra, pero tampoco se les concede reverencia».

Esa humanización del poder es una constante en los retratos de los hombres y mujeres influyentes de la obra de Cortés, desde Jefes de Estado y de Gobierno, presidentes de Bancos y poderosas compañías, políticos de los años ochenta, etc.

Dos son las piezas que más me han llamado la atención, dos González: el retrato de Felipe González, y el de Francisco González.

El retrato de Felipe González es enigmático. La representación del ex-presidente del Gobierno, circular, llama a acercarse a pocos milímetros del lienzo. Como en otros tantos retratos, Felipe González se muestra sentado, de medio lado, y con la mano en la barbilla, en una posición de reflexión. Un Felipe González cercano, detrás de una mesa de ordenador, que parece estar asesorando, o guiando a alguien que no aparece en el cuadro.

Felipe González

El cuadro de Francisco González es diferente. Llama la atención por sus grandes dimensiones – de alrededor de tres metros de ancho – y su formato apaisado. Muestra al presidente del BBVA desde un piso alto de la torre del banco en el norte de la ciudad. Desde la cristalera se aprecia perfectamente el sky line de Madrid. Lo primero que se me vino a la cabeza es aquello de la soledad del mando. La composición me trae recuerdos al puente de gobierno de un barco, donde el comandante tiene que tomar decisiones complicadas en solitario.

Francisco González

LA CERCANÍA DE LA CIENCIA Y LA CULTURA

Los retratos de Dámaso Alonso, John Elliot, …..son una auténtica delicia para los amantes de la pintura.

Unas veces a carboncillo y la mayoría al acrílico. El recorrido de la exposición invita a examinar detenidamente un extenso listado de retratos de personajes y nombres bien conocidos. Según el propio autor, la eficacia psicológica de un retrato se logra cuando el retratado se llena de contradicciones, se humaniza al fin.

Así aparece un Dámaso Alonso  – poeta destacado de la generación del 27 –  de mirada fija y directa, ciertamente inquisidora con quien le observa, tras sus lentes de pasta negra y fría. El retrato de Dámaso Alonso bien recuerda su visión crítica de esa sociedad gris del Madrid de la posguerra, como por ejemplo en «Insomnio»:

«Y paso largas horas preguntándole a Dios, preguntándole por qué se pudre lentamente mi alma, por qué se pudren más de un millón de cadáveres en esta ciudad de Madrid, por qué mil millones de cadáveres se pudren lentamente en el mundo.»

 

Dámaso Alonso

O la imagen de un John Elliot flaco y desgarbado. El historiador e hispanista británico aparece con libros antiguos bajo el brazo, en una pose que bien refleja su actividad intelectual y académica.

John Elliot

MÁS ALLÁ DE NUESTRAS FRONTERAS

Hernán Cortés es uno de los mejores retratistas de los años 80. Su fama traspasó fronteras, y no fueron pocos los encargos que tuvo de otros países, como por ejemplo este que he seleccionado de Ronald Cohen, persona que apoyó financieramente al partido laborista en la época de Tony Blair.

El retrato de Ronald Cohen, de nuevo intencionadamente inacabado, muestra a un hombre con la camisa arremangada, en posición muy natural, muy humanizado, muy del estilo de Cortés.

Ronald Cohen

El arquitecto Norman Foster también aparece en la exposición, con un look muy a lo «Foster», con americana y jersey de cuello vuelto de color negro. Una grúa de obra aparece como escenario de fondo, en representación directa de la construcción de edificios.

Norman Foster

APUNTES FINALES

En palabras propias de Cortés, «cuando me enfrento a un modelo, lo que me encuentro ahí es geometría y posibilidades plásticas, y una arquitectura humana con unas características determinadas. Eso es lo que intento analizar con ese distanciamiento. Y en general procuro evitar los condicionantes psicológicos porque la humanidad del modelo va aflorando casi sin darte cuenta».

Aquí está la clave de la magia de los retratos de Cortés, la búsqueda de una construcción visual a través de una aproximación cuasi autónoma en la personalidad del retratado. Ese esquema visual fusiona secciones que recuerdan a Velázquez, con  espacios vacíos e inacabados. El resultado final es realmente estimulante.

Para aquellos que quieran profundizar más allá de estas cuatro reflexiones, la página oficial de Hernán Cortés es www.hernancortesmoreno.com.

[foogallery id=»889″]

Reply